Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>mktime(): You should be using the time() function instead</em> en la línea <em>32</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/themes/axisperu/page.tpl.php</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/reflexion_nov2014', '', '54.161.106.81', 1498509511) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174
San Borja, 26 de Junio del 2017 Lima - Perú

Reflexión Noviembre 2014 - Exabrupto Celeste o Empatía Divina

strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module on line 140.

«¡Escucha la palabra del Señor, oh pueblo de Israel!
El Señor ha presentado cargos en tu contra, diciendo:
“No hay fidelidad, ni bondad
ni conocimiento de Dios en tu tierra.
Haces votos y los rompes;
matas, robas y cometes adulterio.
Hay violencia en todas partes;
un asesinato tras otro.
Por eso la tierra está de luto
y todos desfallecen.
Hasta los animales salvajes y las aves de los cielos
y los peces del mar desaparecen.

¡No señales a otro
para echarle la culpa!”»
(1)


«La tarde caía en un humilde hogar del norte de Israel. Un personaje solitario sollozaba con el rostro hundido entre sus manos. El ser amado había dejado el hogar y el desconsolado esposo compartía el funeral de su corazón».(2)

Esta escena bien podría parecerse a cualquier otra de nuestros días, en cualquier lugar de este mundo, tan acostumbrado al desamor y al abandono. Pero no lo es, no es una escena común. Es el hogar de Oseas.

¿De quién? De Oseas, sí, aquel profeta de Dios recién casado.

¿Irónico? ¡No! ¿Por qué habría de serlo?, como solemos decir fríamente: “pasa en las mejores familias”. Y la de Oseas, definitivamente, no era ninguna excepción a la regla.

Triste, ¿verdad? Lo es, lo fue, y lo seguirá siendo. Porque el cuadro que vemos no es solamente el del corazón desolado del profeta  -simple mortal al fin y al cabo. Este cuadro es el reflejo del Dios burlado, que se hace sentir a través de su siervo desde la primera indicación divina dada, que fue así de brutal y contundente:

«Ve y cásate con una prostituta, y ten hijos con ella, porque los israelitas me abandonaron, y se comportaron como las prostitutas».(3)

¡Pero qué diablos de Dios es éste! -diría Saramago, con su irreverente verbo-, pedirle a un profeta suyo que contraiga nupcias con una vulgar mujer de vida fácil. Sin embargo, «Oseas obedeció y se casó con Gómer, la hija de Diblaim»(4). Imagina la Luna de Miel que habría ganado, convirtiéndose en el hazmerreír de la comarca.

Por si fuera poco, algún tiempo después su bella esposa quedó embarazada. Y Oseas, que seguramente pensó que ya había tenido suficiente, al nacer su primogénito volvió a oír la voz del Altísimo, diciéndole:

«Ponle al niño por nombre Jezreel, porque estoy a punto de castigar a la dinastía del rey Jehú para vengar los asesinatos que cometió en Jezreel. De hecho, pondré fin a la independencia de Israel y acabaré con su poderío militar en el valle de Jezreel».(5)

Apenas al cabo de unos pocos meses, cuando vino el segundo, creyendo iluso que quizá por tratarse de una niña la situación sería distinta, la voz de lo alto volvió a resonar:

«Ponle por nombre a tu hija Lo-ruhama —“no amada”— porque ya no le demostraré amor al pueblo de Israel ni lo perdonaré…».(6)

Y, ni bien No Amada fue destetada, la “fértil” Gómer se encontró nuevamente gestando. ¡Claro, era de esperarse! ¿Qué protección anticonceptiva podría tener ella en su oficio?

El pobre y desquiciado Oseas, que a estas alturas ya tendría fundamentadas y serias dudas de si en efecto seguía calificando como profeta de Dios, volvió a escuchar la revelación divina, cual si fuera un mensaje subliminal para él:

«Ponle por nombre Lo-ammi —“no es mi pueblo”— porque Israel no es mi pueblo y yo no soy su Dios.(7)

“Tras cuernos, palos”, reza la frase popular que en Oseas cobraba inusual vida, por indicación divina.

Tomando las propias palabras del insigne ateo: «…qué triste la gente sin otra finalidad en la vida que la de hacer hijos sin saber por qué ni para qué. Para continuar la especie, dicen aquellos que creen en un objetivo final, en una razón última, aunque no tengan ni idea de cuáles son y nunca se hayan preguntado en nombre de qué tiene que perpetuarse la especie…».(8)

Pero Oseas sí sabía, sabía bien qué estaba pasando con él, con su mujer, con sus hijos, con su desgraciada vida; que a los ojos de Dios era una lección objetiva para la humanidad insensible, religiosamente hipócrita, legalista y promiscua. ¡Vaya que sabía!

No, no creas que allí acabo todo. La historia sigue. ¡Gómer se fue de casa!

“La cabra tira al monte”, dicen. Y la sabiduría bíblica refiere: «Así como el perro vuelve a su vómito, el necio repite su necedad»(9), y la necia Gómer certifica tanto esta verdad, como nosotros en el día a día, en nuestro irreverente hábito de hacer las cosas como nos da la gana, sin tomar en cuenta a Dios, que paciente espera que entremos en razón.

¿Qué dolor más terrible para este “varón de Dios”? Ver que su amor era inútil e insuficiente para la incorregible Gómer.

El eco de los huidizos pasos agitados todavía resonaba en su desolado corazón, cuando de pronto asomaron esas tres vocecitas que preguntaban por la madre, sin entender nada, nada de nada, mucho menos a Dios. Y Oseas, el pobre profeta, sin tener cómo explicar, abrumado por el llanto, ahogando sus gemidos, mordiéndose los labios, tratando de no cuestionar al Soberano, hacía mil peripecias para seguir prodigándoles su amor.
Hasta que Dios volvió a hablarle:

«Ve y ama otra vez a tu esposa, aun cuando ella comete adulterio con un amante. Esto ilustrará que el Señor aún ama a Israel, aunque se haya vuelto a otros dioses y le encante adorarlos».(10)

Y Oseas refiere: «Compré entonces a esa mujer por quince monedas de plata y una carga y media de cebada, y le dije: “Vas a vivir conmigo mucho tiempo, pero sin prostituirte. No tendrás relaciones sexuales con ningún otro hombre. ¡Ni yo te voy a tocar!”».(11)

¡Pagar el precio de lo que nunca fue suyo! ¡Dios, no era bastante ya! ¿Has perdido el juicio, Señor?

Muchos dirán que esta descabellada historia no tiene sentido. Que un profeta que se precie de serlo jamás cometería tamaña insensatez. Pero Oseas, el buen Oseas, te dirá que sí, con la certeza de saber lo que vivió y por qué fue así. Sí, tiene mucho sentido, y sigue vigente.

El amor abstracto no sirve de nada, el romántico se queda en los labios dulces de los enamorados. El amor de Dios por esta humanidad vacía, carente de rumbo, ávida de pasiones grotescas y sin límite, es un amor auténtico, que te busca a pesar de todo, dispuesto a redimirte.

Oseas lo sabía, aun antes de casarse, ¡por supuesto que lo sabía! Su propio nombre se lo recordaba. No en vano Dios permitió que fuera llamado Salvación, como Jesús.

«He encontrado la paradoja de que si amo hasta que duela, entonces no hay más dolor, solo más amor», decía Teresa de Calcuta; y todo aquel que quiera encarnar en sí mismo el mandato de amor que el Maestro nos encomendara la noche que fuera entregado, tendrá que comprobar que amar a los demás, como el que fue clavado en un madero lo hizo y lo hace, significará siempre tener que pagar un precio muy alto. Un precio que muy pocos están dispuestos a pagar.

¿Lo estás tú?

 

Rev. Julio C. Lugo

(1) Oseas 4:1-4 – La Biblia, Nueva Traducción Viviente
(2) Ralph Earle, Conozca los Profetas Menores, p.9
(3) Oseas 1:2b – La Biblia, Traducción en Lenguaje Actual
(4) Oseas 1:3a – La Biblia, Nueva Traducción Viviente
(5) Oseas 1:4-5 – ibid
(6) Oseas 1:6b – ibid
(7) Oseas 1:9 – ibid
(8) José Saramago, Caín, p. 42
(9) Proverbios 26:11 – La Biblia, Nueva Traducción Viviente
(10) Oseas 3:1 – ibid
(11) Oseas 3:2 – La Biblia, Nueva Versión Internacional

 

 

Evento y Boletin


Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>Only variables should be passed by reference</em> en la línea <em>140</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/reflexion_nov2014', '', '54.161.106.81', 1498509511) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174

Eventos

« Junio 2017
DLMMJVS
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930

Boletín

 

Síguenos en Facebook

Facebook

Iglesia Alianza Cristiana y Misionera en San Borja

Av.San Borja Norte 813 - Telefax 225-1311 REUNIONES
contactenos@axisperu.org

® 2007 - 2017 ACM - San Borja - Derechos Reservados