San Borja, 30 de Abril del 2017 Lima - Perú

NUEVOS PARADIGMAS EN EL CUMPLIMIENTO DE LA GRAN COMISIÓN Y EN EL DESARROLLO DE LAS MISIONES

strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module on line 140.

Muchos creyentes hemos estado confundidos respecto al
rol del creyente en la expansión del evangelio y en su participación en algún ministerio dentro de la iglesia. Separamos nuestra vida secular de la espiritual o religiosa, en la idea que únicamente nuestra labor de servicio en la iglesia es la correcta y que nuestras actividades profesionales o personales no contribuyen al desarrollo del evangelio y a la gloria de Dios. Obviamente, este es un paradigma que como cristianos tenemos que vencer ya que nuestro servicio tanto en la iglesia como en nuestras actividades particulares no se pueden separar.

Este paradigma lo identifica John Stott: “Muchos creen que sólo aquello que se conecta directamente con la iglesia es espiritual y agradable al Señor. Las cosas espirituales son el ministerio pastoral, el estudio de la Biblia, la evangelización, el cantar en el coro. Pero si una persona trabaja como abogado o tiene una panadería, su trabajo no es una ocupación al servicio de Dios. Con frecuencia damos la impresión de que si un joven cristiano es realmente consagrado a Cristo, de seguro que llegará a ser un misionero. Si no es tan consagrado, se quedará en su país y será pastor; si carece de consagración para ser pastor, sin duda que será doctor o maestro, pero los que terminan en alguna labor o en los medios de comunicación o (lo que es peor) en la política, están muy cerca de la apostasía” (1)

Nuestra labor profesional o personal responde al
mandato de Dios ya que Él en su plan hizo posible nuestro desarrollo y situación actual, ubicándonos en aquellas actividades que aparentemente no aportan a la fe. Lo que nos queda para cumplir cabalmente con ese mandato es orientar nuestras actividades de tal forma que éstas glorifiquen a Dios y se encuentren dentro de la voluntad de Dios a fin de contribuir en nuestra sociedad, en nuestra iglesia y particularmente en nuestros centros de trabajo.

Aquellos que hemos visto o participado en el trabajo de un misionero, guardamos profunda admiración por la consagración, denuedo y sacrificios de los hombres de fe que llegaron a nuestro país, con el único objetivo de cumplir con la Gran Comisión y expandir el evangelio en comunidades remotas y hasta lo último de la tierra, dejando toda una vida (de él o ella y de su familia) en lugares aislados de su entorno social y personal.

Hoy, las cosas han cambiado ya que las misiones extranjeras han empezado a retirarse una vez que han sido testigos del crecimiento de la obra en el país y la madurez alcanzada en nuestras congregaciones. El ciclo se ha invertido, habiéndose enviado misioneros aún a aquellos países originarios de nuestra fe. Si bien esta situación es conveniente, la pregunta que surge es cómo podemos apoyar y tomar responsabilidades en este trabajo si no somos misioneros o pastores con formación en seminarios.

La Gran Comisión (Mateo 28:16-20) y el mandato de ser testigos hasta los confinesde la tierra (Hechos 1:8) fueron dados para todos los creyentes no limitándose a nadie. La obligación que se deduce es imperativa y nos corresponde a todos un papel activo en hacer posible el reino de Dios. Todos no alcanzaremos una formación teológica en seminarios, pero todos deberemos estar preparados para la expansión de nuestra fe en el lugar que Dios nos señale.

Si nos proyectamos para las próximas décadas, debemos asimilar la situación actual y prepararnos a enfrentarlas con una estrategia renovada. Esta situación, trae consigo por lo menos dos nuevas líneas de desarrollo contemporáneas:

(1) John Stott, “La fe cristiana frente a los desafíos contemporáneos”, p. 13

 

Evento y Boletin

Eventos

« Abril 2017
DLMMJVS
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30

Boletín

 

Síguenos en Facebook

Facebook

Iglesia Alianza Cristiana y Misionera en San Borja

Av.San Borja Norte 813 - Telefax 225-1311 REUNIONES
contactenos@axisperu.org

® 2007 - 2017 ACM - San Borja - Derechos Reservados