Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>mktime(): You should be using the time() function instead</em> en la línea <em>32</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/themes/axisperu/page.tpl.php</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/editorial_ene2015', '', '54.161.106.81', 1498510114) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174
San Borja, 26 de Junio del 2017 Lima - Perú

Editorial Enero 2015: El Día de Año Nuevo

strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module on line 140.

 

El Día de Año Nuevo
Una Conmemoración al Son de Trompetas
y una Santa Convocación


«El primer día del mes séptimo será para ustedes un día de reposo, una conmemoración con toques de trompeta, una fiesta solemne en honor al Señor. Ese día no harán ningún trabajo, sino que presentarán al Señor ofrendas por fuego».

(Levítico 23:23-25 – NVI)



Rosh Hashaná es el nombre de la festividad que marca el comienzo del año civil en el calendario judío. No alude a ningún suceso histórico, como es el caso de otras festividades hebreas, sino al momento en que fue creado el mundo, y, particularmente, el ser humano.

Es un tiempo marcado por un profundo examen de conciencia, recordando tanto lo que se hizo como lo que se dejó de hacer, y aun cuando su celebración no coincide en las fechas que en estos días festejamos, hay mucho que aprender de ella, pues no en vano Dios estableció que fueran consideradas como estatuto perpetuo para sus generaciones. 

El comienzo de cada mes estaba signado por la determinación exacta de la aparición de la luna nueva, hecho que tenía que ser atestiguado por lo menos por dos testigos. La certificación de esta verdad por parte del Sanedrín era luego comunicada a toda la población agitando antorchas desde el Monte de los Olivos, las cuales eran reproducidas de monte en monte, hasta llegar incluso a transmitir la noticia más allá de los linderos de la nación. Nadie quedaba ajeno al anuncio.

Alfred Edersheim, judío convertido al cristianismo y escritor erudito, señala: «Difícilmente ninguna otra fiesta hubiera podido dejar una impronta tan permanente sobre la vida religiosa de Israel como la de la “luna nueva”. Recurriendo al inicio de cada mes, y marcándolo, la solemne proclamación del día, con las palabras “es santificado”, tenía la intención de dar un carácter santo a cada mes, mientras que los toques de las trompetas de los sacerdotes y los sacrificios especiales que se ofrecían convocaban a las huestes del Señor a ofrecer su tributo a su exaltado Rey, llevando así el “recuerdo” de ellos delante de Él». (1)

«Muy diferente de las otras lunas nuevas y más sagradas que ellas era la del mes séptimo …, y en parte, quizá, porque marcaba el comienzo del año civil … En las Escrituras esta fiesta se la designa como "una conmemoración al son de trompetas" (Lev. 23:24) … porque en aquel día se tocaban las trompetas, o más bien, como veremos, los cuernos, durante todo el día en Jerusalén». (2)

Por esta razón, inspirado por el Espíritu Santo, el salmista escribió: «Cantad con gozo a Dios, fortaleza nuestra; al Dios de Jacob aclamad con júbilo. Entonad canción, y tañed el pandero, el arpa deliciosa y el salterio. Tocad la trompeta en la nueva luna, en el día señalado, en el día de nuestra fiesta solemne». (3)

A pesar de que cada mes del año comenzaba con el toque de trompetas, anunciando la llegada de la luna nueva, el día del comienzo del nuevo año llegó a ser reconocido como “el día del sonar de las trompetas” (véase Núm. 29:1), y particularmente este día se hizo conocido también como el “día de la final trompeta”, porque luego de una larga serie de trompetazos se escuchaba un último y prolongado toque del cuerno de carnero, el Teki'ah Gedolah, que significa: “El gran toque”.

«Un maestro sobre costumbres judías ofrece una excelente presentación sobre este aspecto de Rosh HaShanáh. Explica que a esta celebración se le llama "la final trompeta" por su conexión con el shofar - la trompeta de cuerno de carnero y el carnero que reemplazó a Isaac como sacrificio. Dice que los judíos creían que el carnero que quedó trabado en el zarzal y que Abraham usó como sacrificio en lugar de su hijo, representaba al Mesías. Enseñan también que el séptimo cuerno de este carnero se convirtió en la trompeta shofar que fue tocada en el monte Sinaí a la entrega de la Ley y que el toque de esta trompeta de cuerno de carnero llegó a ser conocido como "la primera trompeta"». (4)

Se trataba entonces de una celebración cargada de profunda significación la que marcaba el inicio del nuevo año civil. Sobre todo si tenemos en cuenta que durante las celebraciones de aquel día el shofar era tocado cien veces en total, como para hacer imposible el andar si percatarse de lo que ellos mismos llaman hasta hoy “el sonido del cielo”. 

Te preguntarás qué importancia tiene todo esto para nosotros hoy. Pues hay un detalle interesante que como cristianos no debemos pasar por alto, y es que dentro del calendario cívico-religioso que Dios estableció para Israel —su pueblo— el Rosh Hashaná (“el comienzo del nuevo año”) es la fiesta que continúa después de Pentecostés (heb. Shavuot), la festividad profética que diera inicio a la vida de la Iglesia. 

No debemos, pues, perder de vista que la cronología divina que estableció el calendario bíblico-profético para su pueblo es, una vez más, un llamado a recordar lo que está próximo a suceder: La Venida del Mesías, la cual como bien sabemos será precedida por un toque de trompeta celestial. 

«Les voy a contar algo que Dios tenía en secreto: No todos moriremos, pero todos seremos transformados. En un abrir y cerrar de ojos, cuando Cristo vuelva, se oirá el último toque de la trompeta, y los muertos volverán a vivir y no morirán jamás. Nosotros, los que creemos en Cristo y todavía estemos vivos, seremos transformados. Dios cambiará estos cuerpos nuestros, que mueren y se destruyen, por cuerpos que vivirán para siempre y nunca serán destruidos». (5)

Con estas palabras el apóstol Pablo exhortaba a la iglesia de Corinto a permanecer alerta, «firmes y constantes, …siempre creciendo en la obra del Señor, seguros de que el trabajo …en el Señor no carece de sentido».

Un año nuevo se avecina, es cierto, y con él la expectativa de todo lo que vendrá. Pero, así como acabamos de recordar la primera venida de Cristo, no debemos nunca perder de vista que Él vendrá por segunda vez. 

Y con esta profunda expectativa de fe, la revelación que se nos dejó escrita concluye, diciendo:
«El que da testimonio de estas cosas dice: "Ciertamente vengo en breve". 
Amén; sí, ven, Señor Jesús».
(6)

 

Rev. Julio César Lugo

(1) Alfred Edersheim, El Templo, p.190
(2) Ibid, p.193
(3) La Biblia, Salmo 81:1-3 RVR
(4) Fuente: www.radioiglesia.com
(5) La Biblia, 1 Corintios 15:51-53, BLS
(6) La Biblia, Apocalipsis 19:20, RVR

 

 

Evento y Boletin


Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>Only variables should be passed by reference</em> en la línea <em>140</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/editorial_ene2015', '', '54.161.106.81', 1498510114) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174

Eventos

« Junio 2017
DLMMJVS
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930

Boletín

 

Síguenos en Facebook

Facebook

Iglesia Alianza Cristiana y Misionera en San Borja

Av.San Borja Norte 813 - Telefax 225-1311 REUNIONES
contactenos@axisperu.org

® 2007 - 2017 ACM - San Borja - Derechos Reservados