Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>mktime(): You should be using the time() function instead</em> en la línea <em>32</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/themes/axisperu/page.tpl.php</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/boletin_editoriales', '', '54.145.101.33', 1500770133) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174
San Borja, 22 de Julio del 2017 Lima - Perú

Editorial

strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module on line 140.

A Propósito del Día del Niño
  Papá, por favor, escucha:
Llévame a un cole normal.

que este colegio de ahora
me está empezando a asustar.
Me dicen que lo moderno,
es ser experimental,
que lo único importante
siempre es la diversidad,
con libertad creativa
y autonomía moral
(y si el maestro lo dice,
tendrá que ser la verdad).

De los niños de mi clase
no hay dos que sean igual,
porque aquí los profes quieren
mucha originalidad:
A Juan le gustan las niñas
igual que a ti mi mamá,
a Curro, niñas y niños,
para mayor variedad;
a Pedro sólo los niños
que al fútbol saben jugar;
Vicente no se decide,
prefiere experimentar;
Mari tiene dos espíritus
en lucha trascendental;
Estela quiere operarse
y ser por fin como Juan;
Santi dice, muy contento,
que él siempre está más allá
de los roles que ha creado
la sociedad patriarcal;
y yo tengo un lío grande
de tanto hablar y pensar,
no sé si soy L, G
T, B, Y, Z o K.

Papá, por favor, escucha:
Llévame a un cole normal
.
Yago, además de su padre,
tiene también dos mamás
y Javi, cada semana,
estrena un nuevo papá;
a Yennifer la ha criado
una comuna ilegal
y no conoce a su padre
ni a su madre, ¡qué más da!
El padre de Alba se llama “Inseminación Artificial”,
porque su madre pensaba
que así se iba a realizar.
 

Hay familias numerosas
como la de Maripaz,
porque suman cuatro “hermanos” (ella, dos gatos y un can).
Y, según dicen sus padres,
quieren a todos igual.
Joaquín es niño probeta
y cuando se va a acostar
le da siempre un par de besos
a su tubo de cristal,
porque sus padres trabajan
día y noche sin parar.

Yo los quiero mucho a todos,
como amigos de verdad,
pero me siento muy raro
por tener mamá y papá.

Los otros niños se ríen
hasta que me hacen llorar
y dicen que somos pobres
y no podemos pagar
un divorcio en condiciones
como hacen los demás.
Otros piensan que es un virus
que se puede contagiar
y que los médicos llaman
“Familia tradicional”.

Papá, por favor, escucha:
Llévame a un cole normal.

Es que, en éste, no me dejan
estar ni vivir en paz.
Y en cuanto abro la boca
siempre termino fatal,
pues si le respondo al profe
que algo está bien o está mal,
o defiendo el matrimonio
(salvo el homosexual),
hablo de amor para siempre,
respeto y fidelidad,
o pienso que mis hermanos
valen más que un animal,
me castiga por listillo
y por ser un radical

Papá, por favor, escucha:
Llévame a un cole normal,

que aquí lo raro es la norma
y no existe la verdad.

Bruno M.

Hace un par de años atrás, circularon estos versos por la Internet, y no hacen sino reflejar la realidad: un escenario en el que los niños no solo tendrán que aprender a convivir y subsistir, en búsqueda de su identidad, no solamente sexual, como plantea la llamada Ideología de Género, sino su identidad como persona y su innegable sentido de trascendencia, inherente a todo ser humano.

Y es que el mundo entero está construyendo –o quizá intuyendo– aceleradamente una nueva forma de sociedad, en la que no existan más referentes que los relativos. El espíritu de la posmodernidad, como señalan diversos autores, es esta prevalente y creciente perspectiva cultural, filosófica e ideológica totalmente carente de absolutos, que se complace en la convivencia del pluralismo y la divergencia, aunque se vista de incongruente. Incongruente, sí, e inmoral, aunque nos cueste aceptarlo, porque nunca como ahora –y solo por citar un par de ejemplos– se es más tecnológico-consumista y ecologista a la vez; o espiritualmente solidario y agresivamente individualista.

«Se vive hoy en un “vagabundeo incierto” de tendencias y costumbres. No se tienen las ideas claras acerca del rumbo a seguir. El viaje parece demasiado largo y hace tiempo ya que la brújula se perdió por el camino. La sociedad se ha quedado huérfana viviendo, como decía Walter Benjamin, en una especie de mesianismo sin Mesías»(1), señala Antonio Cruz, describiendo nuestros tiempos.

Este es el mundo que estamos legando a las generaciones venideras, a los niños que decimos proteger. Un mundo donde la satisfacción del aquí y el ahora es lo determinante, aun a costa de ellos mismos, en pro de las renovadas y reclamadas legislaciones progresistas. En el reciente Código Civil que entrara en vigencia en la Argentina –por ejemplo– cambia radicalmente la manera de divorciarse: desaparecen los plazos y las causas. No habrá que demostrar ante un juez quién tuvo la culpa. La fidelidad no es más un deber. Bastará con que uno de los dos decida romper el vínculo (en el contexto amplio del matrimonio entendido y aprobado allí). Deberá sí elaborarse un plan para presentarlo ante un juez, proponiendo cómo de allí en adelante se organizará la vida familiar, los gastos, la vivienda, los hijos, las deudas, etc; en buena cuenta: Divorcio Express.

Pocos meses atrás, el renombrado sociólogo Zygmunt Bauman creó un neologismo de raíz griega: “adiáfora”, aludiendo al hecho concurrente de “situar ciertos actos o categorías de los seres humanos fuera del universo de evaluaciones y obligaciones morales”. Con este término, advertía muy seriamente de la creciente “Ceguera Moral”, que es precisamente como se titula su más reciente obra.

La potente voz de alerta de Bauman recoge una denuncia semejante que hace algunos años hiciera también Gilles Lipovetsky, en “El Crepúsculo del Deber”, donde nos hace notar cómo “el deber” sostenido por criterios razonados y generador de virtud, a partir de la posmodernidad ha quedado relevado por el placer que busca la felicidad individual y subjetiva a cualquier precio.

Hemos pasado así del “pienso, luego existo”, al “siento, luego soy”, le duela a quien le duela. «El escritor checo Milán Kundera, que ha sido señalado como representante de la post-modernidad, escribe: “Pienso, luego existo es el comentario de un intelectual que subestima el dolor de muelas. Siento, luego existo es la verdad que posee una validez mucho más general y se refiere a todo lo vivo”. Esta afirmación trata de la exaltación del sentimiento que supera al pensamiento. Kundera resalta lo que denomina el nacimiento del Homo sentimentalis y afirma que “el Homo sentimentalis no puede ser definido como un hombre que siente […], sino como un hombre que ha hecho un valor del sentimiento”. Esto es precisamente lo que ocurre hoy. El sentimiento se ha revalorizado y la razón devaluado»(2) Y cuando la razón queda de lado, qué duda cabe, la sinrazón prevalece.

Bien decía Fromm(3), «la libertad —como libertad de— conduce hacia nuevas cadenas», a diferencia de la libertad para, la libertad positiva que consiste esencialmente en «la actividad espontánea de la personalidad total integrada» ­y cuyo componente primordial es el amor, no el epitelial, sino el auténtico y trascendente, que es en cada ser humano una marca indeleble de su real procedencia.

Que nadie se sorprenda, entonces, cuando veamos hacerse realidad la advertencia hecha en su tiempo por el llamado profeta llorón, a quien por más que alzó su voz con fuerza, nadie le hizo caso:

«Deténganse en los caminos y miren;
pregunten por los senderos antiguos.
Pregunten por el buen camino,
y no se aparten de él.
Así hallarán el descanso anhelado.
Pero ellos dijeron: “No lo seguiremos”.
Yo aposté centinelas para ustedes, y dije:
“Presten atención al toque de trompeta”.
Pero ellos dijeron: "No prestaremos atención".
Por eso, ¡escuchen, naciones! ¡Sepa la congregación lo que le espera! Escucha, tierra: Traigo sobre este pueblo una desgracia, fruto de sus maquinaciones,
porque no prestaron atención a mis palabras, sino que rechazaron mi enseñanza»

                                               Jeremías 6:16-19

El resto de la historia, la historia misma de la humanidad lo cuenta y lo contará.

   Julio C. Lugo, Mg.


(1)
Antonio Cruz, “Posmodernidad”, pp. 48-49
(2) Ibid, p. 58
(3) Eric Fromm, “El Miedo a la Libertad”, pp. 246-247

 

Evento y Boletin


Warning: INSERT command denied to user 'axisperu_drpl1'@'localhost' for table 'watchdog' query: INSERT INTO watchdog (uid, type, message, severity, link, location, referer, hostname, timestamp) VALUES (0, 'php', '<em>Only variables should be passed by reference</em> en la línea <em>140</em> del archivo <em>/home/axisperu/public_html/modules/jstools/tabs/tabs.module</em>.', 2, '', 'http://axisperu.org/boletin_editoriales', '', '54.145.101.33', 1500770133) in /home/axisperu/public_html/includes/database.mysql.inc on line 174

Eventos

« Julio 2017
DLMMJVS
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031

Boletín

 

Síguenos en Facebook

Facebook

Iglesia Alianza Cristiana y Misionera en San Borja

Av.San Borja Norte 813 - Telefax 225-1311 REUNIONES
contactenos@axisperu.org

® 2007 - 2017 ACM - San Borja - Derechos Reservados